viernes, 2 de noviembre de 2012

Homenaje a Francesc Canals

En memoria de Francesc Canals Ambrós, " El Santet de Poblenou" y a los que ya no están entre nosotros.

Día de los difuntos 2-11-2012



Francesc Canals Ambrós "El Santet de Poblenou"

Francesc Canals Ambrós fue un joven que murió a la edad de 22 años el 27 de julio del año 1899, la mayoría de gente lo conoce como "El Santet de Poblenou". ¿Porqué tanta gente le tiene devoción? ¿Cuál es su verdadera historia?.
Hay escasos datos sobre este chico. Nació en 1877 en la entonces Plaza de la Llana (Barcelona) vivía allí con su familia y su padre. Su padre que era ciego tenía un pequeño negocio de esteras. Se ganó en vida fama de bondadoso, amable con todos, siempre predispuesto a ayudar y hacer favores. Su bondad iba acompañada de dotes adivinatorias y curaba con el toque de sus manos. Era capaz de adivinar la edad en la que moriría la gente solo con mirarle a los ojos. Predijo el incendio de los "Almacenes El Siglo" ocurridos 32 años después de su muerte. Según fuentes lo echaron de los almacenes porque pronunció "ahorrar, ahorrar que los almacenes se quemarán".  En su lecho de muerte pronosticó que su padre invidente volvería a ver y así ocurrió, recuperó la vista tras la muerte de Francesc.

"Grandes Almacenes EL SIGLO"


Incendio de Almacenes El Siglo 1932
Hay dos teorías de como murió: la primera que falleció por una tuberculosis y la otra por salvar a unos vecinos de un incendio del cual salió con diversas quemaduras que le causaron la muerte. 

El origen de esta creencia parece ser que fue la petición que le hicieron algunas compañeras de trabajo las cuales habrían acudido a su tumba para encomendarle sus súplicas dejando sus ramos de novia como ofrenda. Al parecer vieron cumplidos sus ruegos, así, la fama de santo milagrero se generalizó entre los trabajadores de EL SIGLO y desde allí se extendió al resto de la ciudad. Esa es la razón por la que aún hoy, 113 años después de su muerte, es objeto de un culto pagano que lleva consigo todo un ritual: cuando nos aprietan los pesares o nos tienen en vilo nuestros deseos o queremos ver cumplidas nuestras ilusiones, nos dirigimos a su tumba, anotamos nuestro ruego en un papel, lo introducimos por la ranura del cristal que cubre la lápida y abandonamos el lugar siempre por la derecha y sin volver la vista atrás. Inicialmente, fue enterrado en un nicho del sexto piso y como era imposible poder venerarle desde esa altura en 1908 el mismo pueblo consiguió que sus restos fueran trasladados al primer piso, a su alrededor existen otros 12 nichos vacíos que se utilizan para sus ofrendas.
En su lápida negra presenta una grieta de costado a costado justo en la mitad. Cuentan que hace muchos años lo cambiaron y al ponerle la nueva volvió a rajarse delante de los operarios y el público asistente. Se dice que si miras por entre la grieta, se ve una luz, que es la del más allá.














6 comentarios:

  1. ¡Me ha gustado mucho! Seguro que se sentirá super agradecido de que haya tanta gente que cree y confía en él.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Susy. ¡Yo lo estaría! yo no he realizado ninguna petición. Conozco mucha gente que sí y todos dicen haber cumplido lo que le pedían.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante la entrada de blog de "El Santet", seguro que muchos no conocían quién era él realmente y a que se debe el que tanta gente le siga haciendo peticiones, pese al tiempo pasado desde su muerte. Un saludo a tod@s!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cris, esa era mi intención un pequeño homenaje en el día de ayer y darlo a conocer entre los seguidores de este blog. Cuando vengas por aquí le haremos una visita. ¡Saludos a todos!

      Eliminar
  4. Yo habia oido hablar de el,si pero exactamente la historia no la sabia.un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo tienes cerquita para visitarlo.
      Oí hablar de él, investigue y quise dedicarle ese día.
      Besitos

      Eliminar