domingo, 28 de octubre de 2012

TOTS SANTS (Todos los Santos)



Barcelona Siglo XIX (Joan Amades)

Vispera de Tots Sants 31-Octubre/Día de Tots Sants 1-Noviembre



"Era costumbre poner a lo largo de la Rambla, y especialmente en el Pla de la Boquería, mesas donde se rifaban papelinas con panellets. También se rifaban en los cafés más importantes, donde la gente acudía para ver si les favorecía la suerte. La gente acomodada de Barcelona se encontraba en la Rambla de los Capuchinos (al final de la Rambla donde está el monumento a Colón) a la salida de la iglesia para lucir su elegancia.
Este día era considerado como la primera fiesta invernal; era de rigor vestirse de invierno y, sobre todo, ponerse los abrigos. Estaba mal visto hacerlo antes de este día; también se consideraba excéntrico hacerlo más tarde, fuese cual fuese la temperatura, tanto si uno tenía calor como si no. Los que se vestían de invierno y usaban abrigo antes de Todos los Santos se consideraba que sufrían alguna enfermedad, se les tenía por tontos o por extravagantes; y de los que no se ponían el abrigo este día, todos daban por hecho que no tenía.


Según la creencia popular, justo a mediodía, todas las almas del purgatorio salían y se dirigían a las casas de sus respectivos familiares para pasar con ellos unas horas de reunión y recogimiento. Si notaban que su pérdida había sido sentida, al volver al purgatorio se sentían aligeradas de sus penas; y, al contrario, si entendían que los suyos ya les habían  medio olvidado y no sentían su muerte, la estancia se les hacía más penosa.

Se creía que, en silencio, convivían con los suyos; por este motivo se les ponía el plato en la mesa y se les servía la comida. Según el dicho popular, si no comían y el plato quedaba intacto, era indicio que las almas estaban satisfechas; y, si al contrario, comían, entonces es que sufrían en el tránsito. También se les  dejaba preparada la cama donde dormían cuando estaban vivas.

Por la tarde, sobre todo, uno debía abstenerse de ciertas expresiones de alegría y más aún de celebraciones ruidosas. A la caída de la noche, la gente se retiraba a casa a celebrar la castanyanda, que consistía en comer, como postre tras una cena simple y corriente, unos cuantos panellets y un buen número de castañas, que se consideraban mejores y más ricas si se habían asado en casa. En las casas que conservaban más arraigada la tradición se asaban ellos mismos las castañas y, por cada sartén se rezaba una parte del rosario; a los niños se les obligaba a rezar un padrenuestro por cada castaña que se comían. Si no lo hacían así, cuando estuvieran en la cama durmiendo, las almas del purgatorio vendrían a tirarles de los pies. No hace falta decir que los niños eran los más interesados en no comer ni una castaña sin haber hecho el rezo como era debido.
Durante la castanyada, era obligado beber mistela malvasía de Sitges."

El Día de Todos los Santos, a pesar de tener la misma esencia, se conmemora de manera diferente entre las distintas zonas. En España, la tradición es ir a visitar a los familiares o conocidos fallecidos al cementerio para llevar ofrendas de flores; y, posteriormente, degustar los frutos secos de temporada (castañas, nueces e higos); así como los dulces típicos como los buñuelos de viento y los huesos de santo de mazapán.

Ojo, con encender velas para difuntos la noche del 31 y día 1 de noviembre. Mejor reservarlos para otro día si no lo realizáis adecuadamente.
¡FELIZ FESTIVIDAD!


Panellets
Nueces

Buñuelos de viento
Castañas
Higos
Mistela o Moscatel




1 comentario:

  1. Muy interesante esta entrada,me ha gustado mucho saber de esta tradición y de las costumbres. Besos!!

    ResponderEliminar